Omitir contenido
África observa el mercado global del cannabis  El desarrollo acelerado de la industria del cannabis de África próximamente podrá abastecer a todo el mundo. Uganda ya está cultivando cannabis medicinal para la industria farmacéutica alemana

Noticia en inglés

https://www.dw.com/en/africa-prepares-to-enter-international-cannabis-market/a-61378061

Fuente: DW

Uganda podría ser un productor clave de cannabis para los mercados internacionales.

 

Benjamin Cadet parado entre sus plantas en una camisa polo portando el logo de su compañía. Se pone guantes de cirujano y trata a la flor cuidadosamente. Están llenas de polen – listos para la cosecha. Cadet sonríe satisfactoriamente.

 

El emprendedor de Uganda y ex miembro del parlamento es director general de la única compañía con licencia para crecer y exportar cannabis legalmente en África del Este.

 

El plantío de cannabis ubicado en las poderosas Montañas Rwenzori, se extiende por más de tres hectáreas en el oeste del país, casi directamente en el Ecuador.

 

Más de 40,000 plantas de cannabis florecen en invernaderos bajo estrictas condiciones sanitarias. Están destinadas para la exportación a Europa.

 

“Cuando desarrollamos la idea en el 2011, probamos diferentes variedades de cepas. La primera cepa venía de los Países Bajos; Cadet le dijo a DW. “Pero nos faltaban los recursos económicos y los contactos en el mercado global. Así es como empezamos a contactar a socios potenciales”.

 

 

Benjamin Cadet de pie en el invernadero en frente de sus plantas de cannabis, mismas que tienen luz verde para la exportación legal.

 

Desde el principio de enero, paquetes sellados al vacío de 10 gramos de cannabis de Uganda – las indicaciones oficiales referentes a la garantía de calidad – han salido a la venta en farmacias alemanas.

 

Los conocimientos prácticos israelíes dan un empuje.

 

Mientras que el fundador Nir Sosinsky estaba construyendo su primer invernadero en el sur de Israel, él quería expandir y abrir invernaderos de cannabis globalmente.

 

Aprendió de la única empresa con licencia en Uganda a través de contactos y subsecuentemente invitó a Cadet a Israel.

 

Después de eso viajaron juntos en Uganda y encontraron las perfectas condiciones para cultivo de cannabis cerca del pueblo de Kases a los pies de las Montañas Rwenzori.

 

 

“Es como un jardín de los dioses – en medio de un área verde, rodeadas de montañas alrededor de Kasese” dice Sosinsky, explicando que la ubicación del Ecuador es crucial para el cultivo del cannabis. “La cannabis es una planta de foto periodo que tiene que florecer, necesita doce horas de sol y doce horas de oscuridad” él dijo a DW.

 

Sosinsky desde entonces ha invertido más de cinco millones de euros ($5.6 millones de dólares) en Uganda. Primero implantó una planta de energía y contrato a más de 100 trabajadores de las comunidades cercanas. Al mismo tiempo, empezó a buscar nuevos clientes, especialmente en Europa. Pero las regulaciones de Europa comprobaron ser una enorme barrera.

 

 

 

Ahí es cuando Patrick Hoffmann empezó a ayudar. En 2015, el científico político de 43 años se convirtió en una de las primeras personas en importar cannabis legal para usos medicinales hacia a Alemania.

 

Para aquél entonces, solo había unas pocas docenas de pacientes alemanes que tenían permitido recibir una receta. El cannabis de los países bajos suplementaba la demanda.

 

En 2016, aun así, La Corte Federal Administrativa de Alemania ordenó que los pacientes tenían derecho al acceso al cannabis. Como resultado, el número de especialistas en medicina que están recentando cannabis medicinal ha incrementado diez veces más en los pasados tres años. Pero esto también ha sido el problema para el estrangulamiento de la oferta.

 

¿De dónde viene todo esto?

 

En su acuerdo de coalición, el nuevo gobierno alemán anunció que va a permitir “distribuir controladamente cannabis adultos con fines de consumo en tiendas con licencia”.

 

Para Hoffmann, está muy claro que la actual distribución no será suficiente. Pero él tiene la idea: Globalmente, hay más de 25,000 licencias de cultivo de cannabis, pero solo 20 de esas licencias son de importación a Alemania. Una de esas licencias fue emitida para la compañía de cannabis medicinal Cantourage, misma que Hoffman cofundó en 2019.

 

 

El cannabis de Cadet pronto podrá ser un producto legal en Alemania.

 

“¿Por qué no hacer una oferta a estas 25,000 empresas de cultivo donde estas empresas proporcionen la materia prima y luego nosotros la convertimos en una sustancia autorizada en Alemania?” Él decía. Tal movimiento podría salvar a empresas extranjeras el tiempo necesario para conseguir una licencia de importación a Alemania.

 

Cantourage ahora obtiene cannabis de parte de 19 socios en 14 países, incluyendo la producción tradicional en países como Canadá e Israel, y principalmente de África: Sudáfrica, Lesoto, Zimbabue y Uganda.

 

Para Hoffman, una cosa es cierta: Habrá una fuerte demanda para cannabis medicinal y para estimulantes en los siguientes años, ambos en Alemania y la Unión Europea. Ahí es donde África juega un rol importante.

 

“África tiene una responsabilidad de jugar el rol de líder en el cultivo y el proceso del cannabis” dijo Hoffman. “Y si aparte queremos proteger el ecosistema al mismo tiempo, no podemos cultivar esa enorme cantidad de invernaderos”, él explicó. En vez, éstas deberían de ser cultivadas bajo circunstancias favorables, y el mejor lugar para hacerlo es en el Ecuador.”

 

 

 

 

 

 


Aún no hay comentarios

Escribe un comentario