Omitir contenido
El cannaturismo es ahora una industria de 17 billones de dólares – y a penas está empezando

Artículo original en inglés publicado por Forbes, dirigido por Will Yakowicz, escrito por Suzanne Rowan Kelleher el 29 de mayo de 2022

 

Traducido por Diego Andrés

 

Desde tours en granjas cannábicas hasta cogollos y desayunos (“bud and breaksfast”) en hoteles; los destinos norteamericanos de las vacaciones cannábicas ya no son solo para usuarios de cannabis.

 

Adrienne una artista de maquillaje creció en las montañas del norte de Georgia, un estado donde la cannabis es todavía ilegal. Cuando ella y su esposo estaban planeando en 2018 sus vacaciones, Adrienne que habla con un agradable acento sureño y que ha consumido cannabis desde los 14, sugirió ir a California y ver qué se siente vender cannabis legalmente.

 

“Nunca había ido a un dispensario y yo quería que un profesional nos extendiera una cátedra para que nosotros pudiéramos sentarnos para poder absorber todo el conocimiento” Adrienne cuenta sobre su experiencia.

 

Ella buscó una experiencia con Emeral Farm Tours, quien opera fuera de San Francisco y guía a entusiastas cannábicos a dispensarios locales y da tours privados a cultivos de interior en el área de la bahía (Bay Area). Adrienne gastó aproximadamente $1,500 dólares en su vacación cannábica por un tour de medio día, una buena selección de cepas de cannabis y su cuarto de hotel. Meses después, compró otro viaje con la misma compañía, pero esta vez, ella y algunos amigos compraron el pase de todo el día para una excursión para visitar una granja de cannabis en Mendocino, tres horas al norte de San Francisco.

 

Claro que Adrienne no tenía que viajar todo el camino hasta la “canasta de cannabis de América” en California para disfrutar una vacación cannábica. Ya que hoy en día 19 estados y el distrito de Washington han legalizado el cannabis para uso adulto, y próximamente más estados se unirán a esta legalización este año.

 

Mientras la legalización se expande, la cannabis ha sido considerablemente menos estigmatizada. Más de dos tercios de los adultos americanos (68%) ahora apoyan el uso adulto del cannabis, de acuerdo con la encuesta de Harris de mayo. La mitad de los milennials (50%) dice que al escoger el lugar de sus vacaciones es importante que sea permitido el uso adulto del cannabis, y más de 4 de 10 milennials (43%) dicen que ellos escogen específicamente su destino para vacacionar si el cannabis es legal en ese lugar.

 

Por ahora, el cannaturismo ha sido ignorado enormemente por los comités de turismo, así como la misma industria, dejando millones de dólares sobre la mesa, dice Victor Pinho, cofundador de Emerald Farm Tours. “Ellos y ellas son turistas y están comprando – están aquí para gastar dinero en la meca del cannabis” el menciona, explicando cómo un usuario típico gasta $300 o $400 dólares en el dispensario durante sus visitas, como tres veces como mucho en promedio en las transacciones locales.

 

Todavía no está del todo claro cuál es impacto económico potencial de la emergente industria del cannaturismo ante el mercado de turismo en USA de $1.2 trillones de dólares, pero la data actual es prometedora. Un estudio nacional pre pandémico del 2020 dirigido por la firma de investigación MMGY Travel Intelligence menciona que 1 de cada 5 americanos que vacaciona está interesado en experiencias para sus vacaciones que estén relacionados con cannabis. Ese número sube hasta el 62% cuando la encuesta es dirigida para consumidores de cannabis mayores de 21 años con un ingreso anual de $50,000 dólares.

 

El cannabis legal levanta a otros negocios también. De los $25 billones de dólares de ventas de cannabis en el 2021, Forbes estima que $4.5 billones fueron pagados por extranjeros, que gastaron otros $12.6 billones en restaurantes, hoteles, atracciones y otras tiendas- asimismo impuestos estatales y municipales.  Esto es porque cada dólar gastado en un dispensario de cannabis, hay un efecto multiplicador, con un adicional de $2.80 que se inyecta a la economía local, dice Beau Whitney, fundador y director de finanzas en Whitney Economics, líder en la consultoría de negocios de cannabis y cáñamo.

 

Para muchos destinos, eso es apenas ingresos pasivos con casi nada de promoción local. Consideremos a Colorado, donde el cannabis para uso adulto ha sido legal desde hace 10 años y ha ingresado $423 millones en impuestos el año pasado. La página web de la Oficina de Turismo de Colorado ofrece una pequeña guía para las personas que viajan 420-pro que incluye consejos de seguridad para consumo de cannabis, directrices legales, y otros avisos prácticos. “Cannabis no es uno de los ingresos principales del turismo, como lo es las actividades recreativas en el exterior”, menciona un oficial de turismo de Colorado vía correo electrónico nada que no este en las estadísticas o reporte o volúmenes de utilidades del turismo.

 

Mientras que Colorado no está proactivamente tratando de atraer turistas para que experimenten la cultura cannábica, los emprendedores del estado sí lo están haciendo.

 

El hotel Denver Patterson Inn, un hotel boutique de 9 habitaciones ubicado apropiadamente, en 420 calle E.1, será pronto hogar para el primer salón con licencia de consumo de cannabis para un hotel. El dueño Chris Chiari dice que su club de más de mil metros será llamado la habitación 420, estará abierto para los huéspedes al final de este año. “Me gustaría decir que es como la Casa de Soho con cannabis” dice Chiari.

 

Mientras tanto, otros destinos están empezando a adaptar el cannaturismo. Lo último en investigación pinta un boceto de los viajeros típicos que se ven como un estereotipo de usuario y ahora se ven más como un vacacionista de lujo – ya sea femenino o masculino, inclinándose hacia millenials o más jóvenes (63%), con un título profesional (59%), con trabajo (82%) y con ingresos familiares de $87,000 dólares de acuerdo con el reporte de Asociación Internacional del Turismo del Cannabis (Cannabis Travel Association International CTAI), un grupo comercial de la industria. “Para 2025, 50% de los viajeros en USA serán millenials” menciona Brian Applegarth, el fundador de la organización. “Y su relación con el consumo del cannabis es extremadamente normalizada comparada con los líderes estigmatizados de hoy”.

 

Todd Aaronson, Director General de Visit Modesto, La Oficina de Convenciones y Visitantes de la agricultura en el Valle Central de California, está de acuerdo. “Los amantes de los perros son usuarios de cannabis. Los amantes de la comida son usuarios de cannabis” menciona. “No hay diferencia entre un viajero cannábico y cualquier otro viajero”.

 

El año pasado, Modesto se asoció con Cultivar, una firma estratégica de turismo cannábico fundada por Applegarth, para lanzar el MoTown CannaPass, un estilo de pasaporte con programas de recompensas que ayuda a visitantes descubrir una gran variedad de restaurantes, actividades y dispensarios de cannabis en el área. “Nosotros queríamos la oportunidad de quedarnos, si el cannabis es lo tuyo y estas aquí, tenemos dispensarios de cannabis que son legales” dice Aaronson. “Y tenemos actividades que puedes disfrutar nada diferente de ir a un pub cervecero o un bar de vinos. Todos están regulados equitativamente. Deberás de tener un conductor designado para cada actividad. Todos los visitantes son bienvenidos. Deja tu dinero aquí”.

 

Aaronson dijo que MoTown CannaPass arrojó un impulso de 11% inmediato de tráfico para dispensarios locales de cannabis y también visitas que pasaron la noche en Modesto. “No hay remordimiento comoquiera” el dice. “Ha sido un resultado significante”.

 

El mapa de cannabis legal en USA todavía parece una colcha de parches, California ha surgido como el centro del cannaturismo por ahora, con una gran variedad de destinos por todo el estado dorado, recientemente sacando sus programas propios, desde el nuevo Oakland Cannabis Trail, mismo que lleva a visitantes a un viaje envolvente por el patrimonio cannábico de la ciudad, por Greater Palm Spings, que su página web de turismo resalta bienestar entre sus dispensarios, hoteles, spas y tours. Y Los Ángeles Times ha apodado el tendencioso barrio de Hollywood Oeste como “el Ámsterdam del viejo oeste”, gracias a una gran concentración de dispensarios, incluyendo unos respaldado por celebridades como Jay-Z hasta Woody Harrelson.

 

En lugares elevados

 

Qué saber sobre el cannaturismo antes de irte de viaje.

 

En estados donde el cannabis para uso adulto es legal, el mínimo de edad es de 21.

 

Cada Estado tiene sus propias reglas para el cannabis legal, que también puede ser diferente de ciudad en ciudad. Investiga las leyes locales antes de llegar. Nunca conduzcas bajo los efectos del cannabis. Planea por adelantado y usa taxis, servicios compartidos o conductores designados.

 

Muchos hoteles no permiten el uso allí mismo, mientras otros proveen áreas designadas. Miles de propiedades en Airbnb y Bud & Breakfast actualmente permiten usar cannabis.

 

Es ilegal cruzar de estado a estado con cannabis en tu posesión.

 

Cannabis es ilegal a nivel federal, lo cual quiere decir que es ilegal llevarlo en un vuelo comercial.

Mientras que la autoridad de transportación no esta buscando específicamente por cannabis, los oficiales están obligados de alertar a la autoridad local si lo descubren durante un escaneo.

 

Algunos destinos no permiten que los foráneos compren cannabis medicinal aún y cuando tengan licencia expedida en su estado de origen. Verifiquen la reciprocidad de las leyes antes de rolarse.

En otros lugares de USA, los programas de cannaturismo han emergido de una manera sorprendente a los bolsillos. En el medio oeste, el Michigan Cannabis Trail ayuda a visitantes a aprovechar lo más que puedan el cannabis legal en la región de los grandes lagos. Y en Kentuchy, donde el uso adulto se mantiene ilegal, la Hemp Highway celebra la única cepa de CBD a través de Bluegrass State.

 

Viendo hacia el futuro, Florida tiene el potencial de ser un jugador clave para el cannaturismo en la costa este. Después de California, el estado del sol está en segundo lugar en el cannaturismo en USA atrayendo a los visitantes que gastaron $99 billones en 2019. Asimismo, Florida también alardea de ser el mercado de cannabis medicinal más grande de $1 billón en ventas anuales. Pero hasta ahora la legalización del cannabis para uso adulto se ha topado con líderes de la oposición del cannabis para uso adulto.

 

Una ejecutiva con interés en el botín del cananaturismo es Kim Rivers, Directora General y cofundadora de Trulieve, una de las compañías más grandes de USA- con presencia en 11 estados. “La oportunidad será masiva” Rivers menciona sobre Florida. “Tenemos 21 millones de residentes y 130 millones de turistas. En el mercado del uso adulto, nuestro negocio se beneficiará extremadamente bien”.

 

La estrategia de Rivers posicionó a sus dispensarios de manera simultanea con el turismo: Orlando, key West, y cerca de la famosa Daytona International Speedway. Aunque sus intentos por legalizar el cannabis para uso adulto en Florida han fallado, Rivers está confiada que cuando eventualmente pase transformara el mercado estatal.

 

¿Entonces qué tan grande sería el cannaturismo en Florida si legalizaran el uso adulto? En 2019, un estudio de impacto financiero menciona que Florida podría ingresar $190 millones en impuestos, como resultado de las ventas, así como un incremento en el turismo. Basado en 6% de los impuestos sobre las ventas, eso asumirá $3.2 billones del mercado de tres años atrás. Nada mal para una industria incipiente.

 

 

 

 

 

 

  


Aún no hay comentarios

Escribe un comentario